Camiño do Encanto

Camiño do Encanto

Esta ruta circular de 43 km pone en valor un espacio que posee unos paisajes únicos ofreciendo una gran variedad de recursos de tipo cultural y natural.
En el de interior (de este a oeste, los bosques, cultivos y praderas de Ove, Vilausende, Couxela, Covelas, Cedofeita, Arante y Remourelle) destacan los valles de perfil suave y las quebradas existentes en el cara sur de la sierra de prelitoral.
Esta ruta circular pone en valor este hermoso espacio que posee unos paisajes únicos ofreciendo una gran variedad de recursos de tipo cultural y natural que acercarán al visitante los encantos más escondidos del corazón de nuestro municipio: miradores con vistas espectaculares, pazos y casas señoriales, paisajes naturales de gran belleza o joyas de nuestro patrimonio como el Santuario de nuestra Señora de las Virtudes.

Hórreos de Ove

En el idioma gallego tiene otros nombres como: cabazo, celeiro, espigueiro, y es una de las máximas expresiones de la arquitectura popular.
Su altura impide el paso de los ratones o de la humedad que se genera en zonas tan lluviosas como Galicia. A través de las hendiduras entra la aireación que necesita el grano de maíz, trigo, y de otros cereales.
Estos hórreos volados son de tipo “Mondoñedo”, bastante anchos y de gran capacidad; y se caracterizan por una pasarela que los conecta directamente con la casa, permitiendo el paso de carruajes entre las cepas o pilares.

Santa Cruz

Situado a 200 m sobre el mar, es un excelente mirador sobre la villa de Ribadeo, la ría del mismo nombre y la costa Cantábrica, y su nombre se debe la presencia de dos cruces en el monte donde se sitúa. Aquí se encuentra la ermita de Santa Cruz, que alberga una reproducción de la virgen de los Remedios.
En este espacio, ocupa un relevante lugar el monumento al Gaiteiro, inaugurado en el año 1965, año en el que se fija el primero de agosto como Día de la Gaita Gallega. Durante esta jornada se celebra la Xira, declarada Fiesta de Interés Turístico Gallego, con homenaje a la música tradicional gallega y su gaita.

Covelas

Con cierto aire monumental, sus casas más antiguas siguen las formas tradicionales y se alinean a lo largo del Camino, que tiene en la iglesia su cumbre. 
Las vistas sobre el valle de Cedofeita son magníficas e incluyen una panorámica insólita sobre el Pazo del siglo XVI fundado por Lope García de Cedofeita. Detrás de la iglesia está el pintoresco barrio de A Rúa.
Su iglesia parroquial es un templo de tres naves del siglo XVII aunque con profundas reformas en el siglo XVIII.
El pórtico acoge la pila bautismal y en su interior conserva varios retablos barrocos con tallas de diversos períodos, destacando una imagen de Santa Catalina, del siglo XVI, y otra de Santa Bárbara, de estilo barroco.

Pozo Lexoso

Un camino forestal de aproximadamente 200 metros situado a la derecha en el kilómetro 11 de la carretera LU 133 en Remourelle (Arante) nos lleva a la Fervenza del Pozo Lexoso.
Caída de agua originada por un notorio desnivel del cauce del río que forma un profundo barranco en la roca de forma vertical, dando lugar a un precioso lago de aguas muy transparentes, rodeado de un frondoso bosque.

Nosa Señora das Virtudes

La fábrica de la iglesia data de la última etapa de los Reyes Católicos. En el altar mayor se conserva un retablo Renacentista del siglo XVI.
En su interior se conserva un magnífico conjunto pictórico tardo-medieval, realizado mediante la técnica del fresco.
Dentro del conjunto mural cabe destacar, por su peculiaridad, las pinturas que aparecen en el muro sur y que hacen alusión al mar. Tal y como se puede leer en la inscripción, se trata de una donación del capitán de infantería Domingo de Carranza y Aguiar y datan de 1606.
Cada lunes de Pentecostés tiene lugar a popular romería de las Cruces declarada de Interés Turístico de Galicia.

Pazo de Cedofeita

El Pazo de Cedofeita data de finales del siglo XV principios del XVI construido por Lope García de Cedofeita.
Presenta planta rectangular de dos alturas y cubierta a cuatro aguas con torre-chimenea. Los muros son de mampostería de pizarra con cantería de granito en vanos y cornijales.
En su fachada principal se puede ver el escudo de armas de la familia tallado en madera. Se utilizaba como calabozo, juzgado y zona de ejecución con guillotina para los sentenciados a muerte.
El conjunto palaciego cuenta con hórreo, palomar, una pequeña capilla de estilo rococó con espadaña de un solo vano, molino, zona de cultivo y recinto amurallado.

Descubrela

Descarga la App de RibadeoXNatural y conoce esta y otras rutas naturales.